La perla del parque natural

La perla del parque natural

Nos gustaría informaros sobre “Steinhuder Meer” y su paisaje fascinante. Así que, si os parece, acompañarnos por esta ruta de 32 kilómetros que recorre el lago interior más largo del norte de Alemania.

 

La ruta circular

[arriba]
Una bonita ruta rodea el lago que descansa en el centro del parque natural, como una perla reluciente. A pie o en bicicleta, la ruta circular es una buena manera de poder contemplar la diversidad de paisajes. Os daréis cuenta que, durante vuestra excursión, los entornos van cambiando continuamente, en algunos lugares árboles en la orilla, en otros juncos, etc.  Os iréis moviendo cobijados por la sombra de un bosque que, de repente, desemboca en un pantano. Más adelante, se llega a un camino entablado con vistas a un bosque de antiguos alisos. En otro tiempo, los restos de una gigante duna crearon la famosa playa de Mardorf.

 

El observatorio de la naturaleza y las aves

[arriba]

¡Vamos a subir y a asomarnos al lago desde lo más alto! Una pasarela de madera os llevará a la torre observatorio en el centro de la reserva natural, donde, con un poquito de suerte, podréis contemplar cisnes,  porrones comunes, negras fochas, así como, maravillosas  águilas y grullas en pleno vuelo.


El brillante agua se extiende detrás de vosotros formando el núcleo del parque natural. Si os gusta, podéis, incluso, conocer las vastas áreas de los páramos, tales como la formación morena con crestas costeras de arena, las cumbres de las bajas sierras y las largas extensiones de pradera. La mayor parte de estas zonas ecológicas se encuentran en los  pantanos “Meerbruchwiessen” en la costa oeste del lago, en las dunas al norte del lago, así como en los bosques de aliso  dispersos en distintas zonas alrededor de la orilla.


¡Mirad! Hemos tenido suerte: ¡un zarapito occidental! Como se pavonea en el pantano. En “Steinhuder Meer” habitan un gran número de aves: el zarapito occidental que se siente como en casa en este hábitat, así como la aguja colinegra, la agachadiza común, y no podemos olvidarnos de la gran cigüeña. Todos ellos hacen de “Steinhuder Meer” un lugar de importancia internacional, con 10000 aves limícolas, acuáticas y migratorias que lo usan como lugar de reproducción y hábitat.


Vamos a dejar a nuestro paisaje y a sus habitantes tranquilos. Podéis recibir información  de los expertos en la estación de protección ecológica en Winzlar o en los centros de información natural de Steinhude, Wihelmstein y Mardorf.

 

Estación de protección ecológica

[arriba]
La Estación de Protección Ecológica  se encarga de proteger el medio, así como la biodiversidad de “ Steinhuder Meer”. Aquí encontraréis una exposición constante sobre los fenómenos naturales del lago, además en los monitores se reproducen videos sobre la cría de los cernícalos y las lechuzas comunes. También oiréis el sonido de los murciélagos en los juncos. Merece la pena visitar el jardín de la experiencia, situado en la propia estación, donde encontraréis un  páramo artificial hecho con especies autóctonas. Por el camino, los visitantes podréis contemplar tritones y peces espina. A ello se suma la posibilidad que oferta este centro de observar el entorno en medio de la naturaleza. La programación anual ofrece en torno a unas 180 excursiones para adultos y niños incluyendo tutoriales informativos. Todo ello se lo debemos a los expertos que trabajan en perfecta armonía con el medio salvaje de “Steinhuder Meer”, quienes os guiarán a través de los ululatos de las verdes ranas y de las  majestuosas grullas.

 

Búfalos de agua en “Steinhuder Meer”

[arriba]
Una forma en que se han promovido los asentamientos de especies en peligro de extinción en el área es la introducción de ambientes húmedos en la costa oeste del lago. Paso a paso se están construyendo estanques y badinas, lo que sorprende bastante a nuestros visitantes.
Cualquiera que de un paseo por la senda a través de los humedales, descubrirá una manada de búfalos de agua. Algunos de ellos disfrutan bañándose en las badinas, otros muchos comiendo duras espadañas en el borde del estanque. ¿Campos de trigo en Baja Sajonia? ¿Mozzarella hecha en Rehburg? De ninguna manera. Los búfalos de agua previenen el desove de raras especies anfibias y por consiguiente, la invasión de las mismas. Las  especies bovinas autóctonas no se alimentan del forraje  de los humedales.

 

Centro de información del parque natural

[arriba]
La protección de platas y animales en los humedales y en las marismas “ el páramo muerto” es el tema de las oficinas de turismo del parque, situadas en Steinhude, en uno de los graneros, en Mardorf y en la isla fortaleza de Wihelmstein. Se proyecta, en el cine natural del parque, ubicado en la oficina de Steinhude, una serie de películas educativas a lo largo de un vieje virtual en barca. Con esta nueva tecnología pretenden que comprendamos mejor el mundo natural. Si por el contrario preferís moveros bajo el cielo abierto, no tenéis más que acompañar a uno de nuestros guías turísticos en la excursión atreves de los humedales de los páramos.

 

Excursiones guiadas por los páramos

[arriba]
Los guías del parque natural realizan frecuentemente tours guiados que empiezan en Mardorf y recorren el “páramo muerto”. El páramo elevado está considerado como uno de los paisajes más antiguos de la tierra, un lugar lleno de misterio y leyendas. Solo en este terreno pantanoso, formado por un 90 por ciento de agua y ácido, sobreviven las plantas más peculiares. En este entorno, hasta las plantas más inofensivas adquieren un carácter algo siniestro, como dijo el presentador de televisión Horst Stern: “ el rocío matutino atrae a los insectos que son capturados con sus sudorosos dedos”, además añade: “ hay algo melancólico, e incluso algo inquietante. Sombrías historias sobre las efervescentes profundidades, sobre hombres que se tropezaron con su final en esas arenas movedizas, y cuyas almas deambulan en los pueblos cercanos. Los escasos árboles se presentan como hombres tullidos intentado escapar del suelo prisionero, sosteniéndose con sus radicales dedos torcidos sobre el suelo inestable”. Hoy en día, no resulta tan escalofriante, puesto que no creemos en fantasmas, espíritus errantes y demás cosas misteriosas, y porque el guía os guiará por las zonas seguras del páramo.

 

Una escapada a las montañas

[arriba]

En caso de que queráis salir de estos terrenos húmedos y pantanosos, podéis, también, hacer alpinismo en Steinhuder. Los restos más septentrionales de la sierra baja, las montañas de Rehburg, la cresta esculpida y la boscosa montaña “Brunnenberg” de 161 metros de altura. Desde aquí tendréis unas fantásticas vista completa de “Steinhuder Meer”, como una escena pictórica.

 
Al final de vuestro paseo por el lago  nos gustaría enseñaros algo para que podáis continuar. Dependiendo de vuestros gustos, podéis experimentar un sinfín de actividades en “Steinhuder Meer” como  senderista o ciclista. Una complicada red de  caminos conecta los paseos y sendas temáticos que serpentean toda la región.

 

Disfruta del regalo de la naturalza

 

 
Búsqueda de alojamientos
Webcam en directo